Una pop-up store gigante en el corazón de Marolles

Una pop-up store gigante en el corazón de Marolles

Más de 17 diseñadores de todo tipo tendrán, hasta el 29 de enero, una tienda efímera en un edificio de la rue Haute.

“¿Mi especialidad? Mezclo la moda occidental con la africana para fabricar pendientes, collares, pulseras y también bufandas”, explica Hélène, una chica de Schaerbeek de 32 años. Juntos a otros 16 diseñadores de la capital, esta joven apasionada de la bisutería y de los accesorios gestiona una pop-up store en el espacio Saint-Médard, un edificio del CPAS de Bruselas. Desde el pasado jueves hasta el domingo 29 de enero, los diseñadores exponen sus creaciones en un espacio de 150m2 situado en el corazón de Marolles.

La pop-up store de la rue Haute pone claramente el acento en el reciclaje: bobinas de hilo antiguas y faros de automóviles transformados en lámparas, chaquetas confeccionadas a partir de mantas viejas o mochilas hechas de banners publicitarios de plástico. Éstas últimas son diseñadas por Zacharia y Valentín, de 21 y 24 años respectivamente. “Queremos darle un nuevo uso a los materiales que recuperamos. Couleur Café y Europalia son nuestros socios”, explica Zacharia.

Por su parte, Bruno finalmente se lanzó hace seis meses a la creación de lámparas artesanales a partir de objetos reciclados. “Con mis lámparas trato de contar historias”, explica este pintor profesional. En cuanto a Alice, estilista de moda de 29 años, ella diseña su ropa a partir de pañuelos de todas clases.

Este espacio ha sido posible gracias al apoyo del CPAS de la ciudad. ”Se trata de un proyecto que presenta muchos méritos. Destaca la creación local y artesanal de calidad con un enfoque de economía circular y sostenible”, apunta el presidente Pascale Paraita.

Lea el texto original en DH.be